• Productos

    • PRECA Soluciones Constructivas

    • Articulos: 0   Cantidad: 0
    

Conservar tu ropa ya no es problema

Existen varios factores a considerar para que nuestras prendas queden lo mejor posibles. Aquí les dejamos algunos consejos que les servirán mucho a la hora del lavado. 

Manchas difíciles, suciedad impregnada, ropa de color, telas delicadas , entre otras cosas, nos complican la vida cuando tenemos que lavar. Algunas practican los consejos de la mamá, otras siguen al pie de la letra las indicaciones del fabricante de la máquina o del envase de detergente. Y aún así los resultados no son buenos. Por eso, te damos algunos tips de lavado para que tu ropa quede como nueva después de que la laves.  Toma nota y éxito en tu lavado.

  • 1. Como primer consejo, siempre sigue las indicaciones del fabricante de la prenda. Los símbolos de las etiquetas que utilizan, son universales. 

2. Actúa contra las manchas lo antes posible. Mientras más rápido las atacas, más fácil es removerla. Cuidado si queda algún resto, ya que si aplicas calor al secar la prenda, en secadora automática o al planchar, la mancha se podría fijar permanentemente.

3. Para lavar, separa la ropa por tipo y color. No solo se trata de separar lo oscuro de lo blanco, el secreto es lavar prendas de condiciones similares de lavado.

- Por color: lava toda la ropa blanca por separado, colores pastel juntos y colores oscuros y fuertes en otra carga. Ten cuidado con las prendas claras sintéticas o blancas que suelen tomar colores de otras prendas.

- Por nivel de suciedad: separa la ropa que está muy sucia de la que no lo está tanto.

- Por tamaño: es recomendable mezclar diferentes tamaños de ropa para permitir una mejor movilidad de las prendas en la lavadora.

- Por tipo de tela: considera cómo están hechas las prendas. Separa la ropa delicada de la carga normal de lavado.

- Por pelusas: algunas franelas, batas y toallas tienden a soltar muchas pelusas. Conviene lavarlas por separado para evitar que las pelusas se peguen en otras prendas, especialmente en las oscuras.

Los colores fluorescentes, como fucsias y del tipo “neón”, tienden a decolorase más que otras prendas. Lávalas por separado para evitar transferencia de color.

4. No sobrecargues la lavadora, la ropa debe poder moverse libremente. De lo contrario, el lavado y enjuagado no serán eficientes. Además, la ropa se secará más rápido y evitarás demasiadas arrugas.

5. En general, los detergentes funcionan mejor con agua tibia a caliente. Considera usar agua fría para aquellos colores que pueden desteñirse o ropa con poca suciedad.

6. Enjuaga en agua fría. Así ahorras energía y puedes ayudar al planchado.

7. Obedece las instrucciones del fabricante del detergente. Por ejemplo, los suavizantes de ropa van siempre en el último enjuague, nunca antes.

8. Para ahorrar energía, siempre lava una carga completa o equipara el nivel de agua a la cantidad de ropa que estás lavando.